A un año del Wacken

Hace un año exactamente me iba a un viaje del que no sabía si regresaría, ya sea por quererme quedar alli, o simplemente perecería por mi humilde constitución física.  Hace un año, cuatro jóvenes solteros viajábamos a Alemania al más grande festival de Heavy Metal.  La vida cambió despues del Wacken, aunque los conciertos siguen en el país, y el metal continúa sonando en nuestras mentes más fuerte que nunca,  algo diferente existe despues de dicho viaje; quizas es esa sensación de haber alcanzado una meta de vida, quizas haya sido esa euforia expulsada durante la casi semana del campamento, o quizas sea que la posibilidad de regresar se desvanece día a día…  De algo estoy seguro, ningun otro festival o concierto volverá a ser el mismo. Long Live Wacken.

Wacken

Wacken

Y todo esto me viene a la mente mientras escucho lo nuevo de Testament cuando mi posición heliocéntrica vuelve a ser la misma que cuando volaba en ese ruidoso KLM.

 

Bitácora del Wacken 2011 – Dia 4, La despedida

Wacken, 7 de Agosto, La Despedida:

Una madrugada infernal (o mas bien “invernal) a causa de las torrenciales lluvias de la noche anterior, esta vez la tienda de campaña colapsó su impermeabilidad, empapando el interior en toda la madrugada, justo en mi lugar de reposo, por lo cual, no pude cerrar los párpados, mucho menos dormir.  Afortunadamente por eso de las 7 AM la lluvia cesó, era momento de empacar y despedirnos de ese campo con olor a mierda de vaca, hierba y barro.

Antes de largarnos nos encargamos de destruir las casas de campaña en su totalidad, mutilar nuestro amiga calaverita cuernuda para que pudiera pasar en el equipaje,  beber líquidos y tomar el próximo bus a Hamburg, en donde estaríamos un par de días para luego dirigirnos a Amsterdam otros cuantos días, despues de regreso a Hamburg para el regreso a casa en las Americas.

Wacken Open Air había finalizado,  dejándome la mejor experiencia metalera de mi vida, en donde el único límite fue el cansancio, y las nefastas casas de campaña chinas que se les filtraba el agua.  Con esto concluyo, estuve en Wacken. lo disfrute, y espero volver…

Rain or Shine!

torito

Adios Torito del Wacken...

 

 

Bitácora del Wacken 2011 – El Evento, día 3

Wacken, 6 de Agosto, Día 3:

Al amanecer, la tienda de campaña y la bolsa de dormir húmedas de nuevo, aunque no tanto como los días anteriores.  Continúa siendo días bastante buenos en cuanto a clima, poco nublado y un poco de brisa pero nada relevante.  Decididos fuimos al metalmarket a realizar las últimas compras, y luego al área de “lost and found” para ver si habían sido tan honrados de devolver la billetera perdida de un compañero el día anterior.   Viendo que no y asumiendo que algún latinoamericano como nosotros, sin cultura de devolver lo ajeno se la habia llevado (UPDATE: A poco más de 3 semanas del evento, La HONRADA gente alemana le envió de regreso por correo la billetera perdida al amigo, intacta, con todo su contenido. Es sorprendente, ASI ES EL METAL) ,  decidimos ir a recuperar nuestra estaca con calavera cornuda que nos habían confiscado hace 2 días,  El compañero encargado de llevarla fue la sensación del momento al llevar un traje típico del país y portar dicha estaca de regreso al campamento,  era todo un sacerdote maya que no se le escapaba a las miradas de los europeos que probablemente jamás habian visto algo similar.

Para seguir pasando el tiempo, debido a que los conciertos empezaban ya algo tarde, fuimos al pueblo a dar señales de vida por medio de Internet a nuestra gente al otro lado del charco.  Impresionante fue ver un fanático religioso que estaba afuera del evento intentando no se qué con unos carteles que tenían escrito algo en alemán, y la palabra “Jesus” (por eso y por su gritadera asumí que era fanático).  Un poco de relajación de regreso al campamento, compartiendo bebidas espirituosas de Guatemala con gente de otros países, el respectivo almuerzo de salchichas de Turingia y de regreso a lo que venimos, al Metal.

Mayhem

Mayhem

Inicia la jornada de conciertos con Mayhem en el Black Metal Stage (¿donde mas?), un show que más parecía una homilía, en donde Attila portaba un crucifijo extraterrestre de 4 brazos invertido bastante divertido.  Show cargado con temas como Freezing Moon, A time to die, Pure Fucking Armageddon y Der Misteriis dom Sathanas como las más significativas. Aunque lo mejor estaba por empezar…

Iced Earth

Iced Earth

Iced Earth, una de las razones por las que iba a éste magnífico festival, hizo su magna aparición en el True Metal Stage, teniendo presente de que era el último show con Matt Barlow, quien, para mí, es el Dickinson de Iced Earth, la voz símbolo de la banda.  Escalofríos se sintió cuando comenzó a tocar 1776, para dar paso a Burning Times,  Las guitarras, el bajo, el bombo, y la magnífica voz de Barlow eran tal como se escuchan en el disco de estudio, tal como se escuchan en el Alive in Athens.  Aunque el setlist no fue tanto de mi gusto, y el tiempo demasiado corto (1 hora de show) escuchar The Hunter, Last December y el Wicked Trilogy valió la pena.  Pero mejor aún, haber presenciado la despedida de este gran vocalista en éste su último concierto no tiene precio, fue inevitable detener las lágrimas. Arriba Iced Earth.

Sepultura

Sepultura

Despues de la emotiva despedida de Barlow, la cerveza seguía fluyendo tal como el primer día, y era momento para Sepultura,  Ya habíamos encontrado el lugar óptimo, el ojo del huracán, el punto de Lagrange, o como se le quiera llamarle, para ver tanto los conciertos del Black Stage como del True Stage, sin estar tan lejos como para no distinguir, ni tan cerca como para quedar sordo con las bocinas, ni tan al lado para no ver el escenario, ni tan al centro para andar cargando tanto crowdsurfer. Lastimosamente fue en el último día, pero aún quedaba Sepultura; Arise, Refuse/Resist, Territory y Root Bloody Roots zumbaron en mis oídos mientras veía que hordas de crowdsurfers se dirigían al escenario a ritmo carioca.

Avantasia

Avantasia

Media hora de descanso en nuestro punto de equilibrio, bebiendo más y más cerveza hasta que la ruleta giró en las pantallas gigantes para anunciar a Avantasia como siguiente banda en el True Stage,  Hizo aparición Tobias Sammet y su Twisted Mind, junto con una horda de músicos y vocalistas, para iniciar uno de los mejores shows de éste Wacken.  Sin embargo,  el momento más bizarro fue ver en el True Metal Stage, aparecer a Michael Kiske al iniciar Reach out for the Light, un enemigo del metal pero con una maravillosa voz que hace olvidar sus constantes críticas al género; en fin, lo que hace el dinero.   Su actuación fue majestuosa, y fue impresionante verlo cantar junto a Kai Hansen en la guitarra en Shelter from the Rain.  Muy buen show, buen setlist, buenas actuaciones, y sobre todo, buen lugar desde donde lo estaba viendo.

Kreator

Kreator

Terminan las “mariconadas” de Avantasia e inicia la violencia en el Black Stage, es momento de Kreator, y su brutal thrash alemán (quien diría que en menos de un mes vería al tridente alemán del thrash metal completo), en un show que nunca decepciona ni deja que desear,  por momentos me daban ganas de abandonar mi punto lagrangiano de equilibrio y unirme a las hordas en el circle pit, pero luego recordé que tenía que esperar todavía el siguiente show en el True Stage, Mötorhead,  quienes abriendo con la cañerísima Iron Fist, y cerrando con la popular Ace of Spades, sacaron fuerza de su vejez y entregaron todo a los más de 60 mil metalheads.  Impresionante show y luego de ver a Lemmy, a Ozzy y a Halford, puedo decir que solo me falta ver a Dickinson para morir tranquilo y testificar que ví a los dioses (me falto Dio pero tristemente ya no está entre nosotros los mortales).  Excelente cierre del True Metal Stage.

Mötorhead

Mötorhead

Y para finalizar ya con mi cansado y embriagado cuerpo, empieza a llover toda aquella agua acumulada que no cayó durante los 4 días anteriores.  Bajo estos torrentes inicia Children of Bodom, mientras, yo ya fuera de mi punto de equilibrio entre los escenarios por necesidades fisiológicas, decidí ver el show un poco de lejos, y premeditadamente, descansar y esperar el show de Ghost, una excelente banda sueca de Heavy Metal con toques de Mercyful Fate que me había encantado los últimos 2 meses.  Éstos tocaron en el W.E.T Stage, afortunadamente el único recinto libre de la lluvia wackeniana.   Muy buen show el de estos monjes del averno, cuando al finalizar, ya con el cuerpo destrozado y caminando más por inercia por toda la lluvia fría, a pasar la última noche al campamento, perdiéndome, tal como paso con Airbourne, el show de conclusión del Wacken.  Pero bueno, así es el Metal, ya estaba satisfecho con lo visto y lo vivido, no podía pedir mas, era momento de descansar.

Bitácora del Wacken 2011 – El Evento, día 2

Wacken, 5 de Agosto, Día 2:

El clima seguía pintando bien, aunque con mañanas húmedas y con llovizna, además que se seguía filtrando un poco el agua en nuestra carpa y un poco más en la de los otros compañeros, no era nada que no se pudiera soportar. Por ciertos retrasos relacionados con la visita al Metal Market (en donde adquirí CDs a precios de ganga) ya no fue posible asistir a Primal Fear, algo que lamento mucho, pero, así es el metal.

Suicidal Tendencies

Suicidal Tendencies

Luego de ese evento triste,  el True Metal Stage nos esperaba, Suicidal Tendencies, una banda que conocía solo por nombre, y por que algunos mencionaban su legado, aunque jamás los había escuchado, lo que tocaron me parecía demasiado a música de pandilleros más que a Thrash Metal, y tocando ¡En el True Metal Stage!, qué blasfemia,  un evento que no disfrute para nada, quizás por que no conocía su música, y no pretendo conocer después de esa presentación. En mi opinión hubieran quedado mejor en el WET o Party  Stage.

Morbid Angel

Morbid Angel

Con mente positiva esperando a que todo mejorara, e intentando borrar la anterior experiencia, al terminar el show mientras todos se dirigían a ver a Morbid Angel, nos dedicamos a apartar espacio en la primer fila para Sodom y posteriormente para Judas Priest en el True Metal Stage, turnándonos para ir a echar un ojo al show de Morbid Angel, en la cual sobresalió Immortal Rites y Chapel of Ghouls.

Sodom

Sodom

Sodom inicia, en primera fila intentando evadir a todos los crowdsufers posibles de que no me pateen mis lentes.  Un guardia me alega en aleman mientras intento alejar a un crowdsurfer, mientras con trémolo acelerado Tom Angelripper ejecuta Agent Orange, definitivamente una experiencia única. aunque quedé exhausto al final del show, era hora de ir a comer luego que los Sodomistas terminaran.

Trivium

Trivium

As I Lay Dying tocan en el Black Stage mientras me dirijo a comer unas Wacken Nacken para recuperar energía. era momento de relajarse mientras veía el show de Rhapsody of Fire en el Party Stage, pues, la verdad me interesaba poco ver a As I Lay Dying, y aunque quienes lo vieron dicen que fue un buen show,  no me importo y necesitaba descansar, sabía que Priest era más importante y debía conservar fuerzas para ello.   Luego de las Wacken Nacken, deseaba ir al taller de guitarra de Victor Smoslki, guitarrista de Rage; a costa de perder espacio para el magno evento de Priest, decidí quedarme en los stages y esperar a Halford.   Toca Trivium en el True Stage y Heaven Shall Burn en el Black –dos bandas que tampoco esperaba– mientras mis energías se restaúran, y nos encontramos con otros compatriotas quienes tambien habían llegado… ya no somos los únicos chapines en Wacken.

Judas Priest

Judas Priest

Llega el momento esperado Judas Priest.  Se alza la manta que decia “Epitaph” para introducir el Himno de Batalla, finalizando con la rápida batería que abriría Rapid Fire.  Inolvidable la sensación de ver y escuchar a Halford y Tipton en el escenario.  Starbreaker, Victim of Changes, Diamonds and Rust, Night Crawler fueron excelentemente interpretadas, pero lo mejor estaba con la emotiva Beyonds the Realms of Death, una de mis favoritas, conservando inadulterados esos bellos solos para hacerme sacar las lágrimas a fuerza de Metal.   The Sentinel, Painkiller, entre otras, y finalizando con la moto en Hell Bent for Leather, You’ve got another thing coming y Living after Midnight, testificaban que ya me encontraba en el Valhalla con los dioses del Metal.  Termina Judas Priest, momento de cenar hot dogs daneses y a descansar en esa tienda que ya comenzaba a arruinarme la espalda por la superficie, y los pulmones por la humedad.  Y aún faltaba un día de batalla…

Bitácora del Wacken 2011 – El Evento, día 1

Wacken, 4 de Agosto, Día 1:

Tercer día en esta realidad alterna, pero realidad al fin, amaneciendo sin resaca, pero el ambiente ya estaba comenzando a golpearnos, era una mañana lluviosa,  mi cuerpo se encontraba empapado de sudor y humedad (aparte que, “inteligentemente” me había dormido con la bolsa de dormir al revés) y la carpa comenzaba a mostrar signos de permeabilidad, mientras quedó demostrado que la otra carpa era completamente permeable, amaneciendo los otros compañeros en medio de lagunas de agua de lluvia wackeniana.  El evento principal iniciaba, este día comenzaban a tocar las grandes bandas y no podíamos esperar a verlas.

Momento del desayuno, no pensaba cambiar mi dieta de los deliciosos fideos chinos que había probado el día anterior, solo que esta vez fue con jugo de naranja,   mi estómago comenzaba a reaccionar explosivamente a tanta chatarra y cerveza que había consumido durante los días anteriores, por lo que, luego del desayuno y aseo personal, tuve que regresar a tomar la pastilla que, previendo que esto iba a suceder, llevaba en la mochila de viaje.  De regreso, a visitar el metal market y luego a lo que vinimos, a los conciertos!

Doro

Doro Pesch y Skyline

El evento inicia a eso de las 3 am, en el Black Stage, con un concierto de Skyline; Doro, UDO y Chris Bodenthal de Grave Digger hicieron aparición, tocando los himnos oficiales, con mención especial de la actuación de Doro y su pegajozo “We Are We Are the Metalheads“, momentos memorables para recordarnos por qué estabamos allí, nosotros, los metalheads.

True Metal Stage

El True Metal Stage, impresionante

Inmediatamente nos trasladamos al lado, al True Metal Stage,  en donde abriría Helloween con su “Are you Metal“, desafortunadamente las cosas no fueron muy bien durante 20 minutos, el sonido colapsó y tuvieron que suspender su actuación por un rato. Lo importante que luego de estas fallas técnicas todo llegó a la normalidad, una normalidad atronadora para tocar muchos temas clásicos, entre ellos March of Time,  Dr Stein y un compilado de Halloween-Keeper-King of a 1000 Years.

Helloween

Helloween

Termina Helloween y de nuevo la movilización masiva hacia el Black StageBlind Guardian iniciaba con su armonioso Sacred Worlds,  acompañando de Welcome to Dying, Wheel of Time, Bard Song y Valhalla, entre otras.  E iniciaba una de las experiencias únicas del Wacken, el crowdsurfing,  que al principio es agradable y divertido cargar a tanto idiota que desea llegar hasta el frente, pero luego se vuelve molesto por que hay que estar viendo hacia atrás para ver quien es próximo imbécil en pasar encima de uno, evitando que botasen las gafas, y limitando la visibilidad del concierto, pero bueno, así es el Wacken y es algo que debería evitar en los próximos shows.

Blind Guardian

Blind Guardian

Con el cuerpo ya cansado, era momento de un par de Relentless (bebidas energizantes) y unas Wacken Nacken (Carne de cerdo con cebolla en un pan) como almuerzo, teníamos planeado ir a ver a Pneuma con quienes compartimos en el aeropuerto un rato, y así fue, bastante bueno el show con su descarga death-progresiva, y buena antesala al concierto de Ozzy, el cual el unas horas iba a iniciar.  No sabíamos que luego ésto se iba a llenar, quedando muy atrás para cuando Ozzy hizo su show.  Esto no impidió que se disfrutara (gracias a las mega pantallas) y en un ambiente relajado, pudimos escuchar aún  Mr Crowley, Crazy Train, War Pigs, Rat Salad, Iron Man y Paranoid. Aún no saco de mi cabeza los impresionantes solos de Gus G, quizás fue lo más sorprende, qué técnica la del joven.  Con esto puedo decir que, aunque sin Iommi, Buttler y Ward, ya vi a Black Sabbath en vivo, uno menos en la lista.  Termina el día, un par de hot dogs al estilo danés y de regreso a la tienda al merecido descanso,  arriesgándome a perder el concierto de Airbourne debido al cansancio. Pérdidas del día, Airbourne y la confiscación de nuestro amuleto de la estaca de la calavera cachuda por parte de las autoridades wackenianas, por ser objeto no autorizado en el área de stages, había que recogerla el próximo día temprano…

Ozzy Osbourne

Ozzy Osbourne

 

 

Bitácora del Wacken 2011 – El Evento, día 0

Wacken, 3 de Agosto, Día 0 (o día de la batalla de las bandas):

Primer noche en campos de concentración metalera, un calor húmedo por la madrugada, sin contar la resaca que me hizo amanecer vomitando el pasto peinado del Iced Earth Road.  Aunque las heridas y comezón por el chichicaste comenzaba a brotar, el clima seguía pintando bien y era hora de shopping y exploración, para ello nuestro primer destino, el área de Metal Market,  pero antes, a desayunar.

El día anterior ingerimos lo que probablemente eran las hamburguesas más caras y más horribles que jamás habíamos probado,  un pan seco con una carne grasosa que parecía mierda, acompañadas de papas también grasientas y… cerveza (vendida por separado). No queríamos repetir tan asquerosa experiencia y decidimos comer algo diferente, una carreta de comida china que estaba a la par de la carreta de las hamburguesas anteriormente mencionadas nos esperaba.  Algo caro el plato pero muy bueno,  vendían un chow mein con pollo o carne de cerdo bastante sabroso, con un picante  bastante aceptable y agradable para el paladar reseco de la cruda, acompañado esta vez por una botella retornable plástica llena de agua pura “mineralwasser” (algo cara, con lo que costaba dicha botella podría comprar un garrafón en mi país).  Terminado el platillo, era hora de seguir explorando.

Entrando al metal market –Un gran área dedicada a ventas de artículos relacionados con el movimiento metalero–el entorno fue impresionante,  mucha gente metalera comprando muchos artículos extraños, tatuajes, playeras, llaveros y de todo tipo de chunchetes.   Luego de adquirir un par de playeras y una graciosa estaca con punta de calavera cuernuda con los compañeros, que con el tiempo se convertiría en nuestro amuleto, seguimos avanzando hasta el “wacken official merchandice stand” para comprar las respectivas playeras oficiales; en donde, como era de esperarse, había  cola para adquirirlas, en ésta cola nos encontramos al vocalista de Virginia Clemm, banda salvadoreña y ganadores de la batalla de las bandas de Centroamérica, y luego de charlar y bromear en español acerca de la gente y las chicas europeas –quienes no entendían nada las bromas–,  Adquiridos los artículos y nos despedimos del amigo depravado y salvadoreño    Adelante estaba el área de comidas, en donde habia desde comida surasiática hasta mexicana, y  en el centro de ésta los “poles” de Jägermeister, Pero era hora de cagar, los aseados baños del área de comidas me esperaban.

Regresamos al campamento a descansar un rato después de la larga travesía para esperar el evento de las chicas wet t shirt y ver algo de carnes femeninas, la resaca y el cansancio se comenzaban a sentir,   manifestándose plenamente en el Wackinger Area, en donde comimos unos sabrosos pinchos vikingos luego de ver a Virginia Clemm en el W.E.T Stage, y previo a ingresar hacia el BullHead City Tent, en donde las chicas  con poca ropa estaban esperando.  La temperatura estaba alta, y adentro de dicha tienda era un horno, mi cuerpo colapsaba y decidió darse un descanso sobre la grama para esperar la salida de las caucásicas en paños menores de 1.8 metros. Bastante hermosas me reanimaron lo suficiente para aguantar el evento, para desplomarme nuevamente sobre la grama al salir de éste.  Un justo descanso para lo que seguía.

Salíamos a ver el sol al pueblo y explorar un poco más de este.  bastante amable la gente de allí, la cual toma el evento como si fuera feria patronal de este lado del mundo.  y aunque muchos no hablan inglés las expresiones de éstos indicaban una cálida bienvenida.  Probamos al final las Jagermeister, horrible bebida servida en shots con sabor a Formula 44 de vick’s, para despues encontrar un puesto de cevezas de a 1 €, precio bastante razonable tomando en cuenta que en camping site la vendían a 3.50 €, bebimos unas cuantas mientras charlábamos con unos compañeros moteros españoles, quienes narraban sus aventuras a través de los diferentes eventos en los que han estado, envidiable.

Obelisco de Wacken

el obelisco wackeniano

Al terminar de ingerirlas, de regreso al camping site, en el camino del pueblo se “atravesó” algo parecido a una “discoteca metalera”, ya eran casi las 7 de la noche, seguía haciendo buen tiempo, ¿por qué no un par de birrias?. Buen ambiente en dicha “discoteca metalera”, un ambiente de comunión que se vivía dentro, Termina la cansada jornada para regresar sanamente embriagados a nuestras carpas.  Con el cuerpo cansado aún fuimos a dar una vuelta más y ver en pantalla gigante el show de Running Wild y conocer gente de Tajakistán mientras admirábamos en la grama el concierto a través de la impresionante mega pantalla bien definida.  Era hora de dormir.

 

Bitácora de Wacken 2011 – La llegada

Preparativos:

Fueron meses de preparación, Ya estaba listo el boleto de avión con destino final a Hamburg (el cual haría escala en Panamá y Amsterdam) y obviamente, el esencial boleto del evento, me quedé pensando en qué cosas serán necesarias para sobrevivir al aire libre durante 4 o 5 días, en un clima pésimo según decían los medios.

Lo primero fue comprar todo lo básico en mi país, pues imaginé que por tiempo o dinero iba a ser más costoso comprarlo del otro lado del “charco”. Y así se hizo, tienda “impermeable” (para los días “rain”), bloqueador solar (para los dias “shine”), bolsa de dormir (que de bolsa no tenía nada pero al menos no fue tan cara), y linterna fue lo  que pensé que necesitaría para acampar.  Utilitarias de limpieza como toalla, jabón, champú, desodorante y crema dental ya venían de cajón, y pues, para cuestiones de protección contra la lluvia, asumí que con el “rain poncho” que venía en la Full Metal Bag iba a ser suficiente.

Con todo lo anterior haría falta el dinero, me recomendaban llevar tarjetas, pero mi política personal de “no endeudamiento” no lo permitieron, por lo que decidí cambiar euros en efectivo y arriesgarme a acarrearlos por la peligrosa ciudad de Guatemala en bus hacia mi casa, esperando no toparme con ningún ladrón con olfato de perro para el dinero ajeno. Además de último, quizás iban a ser necesarias medicina básica; acetaminofen, antidiarréicos (muy importantes) y antiácidos.

Dejando todo listo en el trabajo, inician mis vacaciones y empieza la espera…

El Viaje

Guatemala, 1 de Agosto, Dia N – 3.

Los nervios acumulados durante los meses anteriores comenzarían a explotar,  previo al viaje iba a ser necesario ingerir algunas pastillas para el malestar estomacal y aguantar 20 horas de vuelo sin ir a cagar, por lo que fueron ingeridas en su tiempo debido y luego partir hacia el aeropuerto.

Era la primer vez que viajaba por los aires.  Muchos me preguntaban si estaba nervioso del avión, y siendo sincero era lo que menos me preocupaba, los nervios y emoción del evento eran más grandes.  Me despido de los familiares, espero unas horas a que vengan los demás compañeros de viaje, y zarpo el vuelo hacia Panamá.  Fueron menos de 2 horas de viaje y lo más incómodo de éste quizás fue el descenso (mis oídos colapsaron), y el calor infernal del aeropuerto de Panamá.

En tierra panameña se veían buenas carnes sudamericanas, además que ya se notaba la diversidad de culturas.  Otra espera de un par de horas, beber algo de agua, para luego mear y dirigirnos la respectiva revisada de equipaje.  El avión anterior era un microbús comparado con éste; en el que estaría casi 10 horas sentado.  Subo al avión, me acomodo y me preparo para cruzar los océanos.

Amsterdam, 2 de Agosto, 12 AM, Día N – 2

El vuelo de 10 horas había sido un éxito, la comida no estuvo tan mala al fin, y aunque con los oídos arruinados gracias al descenso de 10 km de altura, los movimientos intestinales no me traicionaron durante el viaje hacia “Las Europas”, pero ya era momento de cagar; por lo que luego del respectivo sello en el pasaporte, entrar al baño, reportarme con vida y esperar un par de horas, toca tomar otro avión pequeño para ir a tierras germanas; Hamburg para ser exactos, cada vez más cerca de mi objetivo, la tierra prometida de Wacken.  El entorno se empezaría a teñir de Metal al darnos cuenta que compartíamos vuelo con la banda Pneuma de Costa Rica, quienes tocarían en el Wacken luego de ganar no se que concurso.  Compartimos con ellos un rato y luego tomamos el último vuelo.

Una hora de vuelo entre Ámsterdam y Hamburg y listo, aterrizamos y a buscar el bus previamente reservado, que nos llevará a la tierra del esqueleto vacuno.  El ambiente metalero ya se sentía mientras nos aproximábamos al transporte.  Gente que hablaba lenguas extrañas,  de apariencia mítica y a veces grotesca aparecían en los alrededores del Terminal Tango, Ésos mismos troles y orcos subirían con nosotros al bus, hacia un mismo destino y fin, el pueblo más metalero del mundo.

Otra hora mas de viaje, esta vez por tierra, un viaje divertido, a la expectativa junto con otros 80 metaleros en el bus del momento de llegada,  Ya se veían las gigantescas planicies verdes, adornadas con casas de techo de dos aguas,  una que otra torre eólica y algunas vacas, de esas manchadas de blanco y negro.   Sorprendente fue que, luego de vivir 22 años en tierras montañosas, no ver ni una sola mientras se atraviesa la carretera.   Nos asomamos a un pueblo bonito, casas marrones con techos de dos aguas,  dice “Welcome Metalheads“,  ya entrábamos al Valhalla sin haber librado una batalla.

En tierra santa:

Bajo del bus, el shock mental de estar realizando un sueño no se compara al dolor de culo y el olor a res que se siente.  Suelo repleto de piedrín, y a 25 metros del “furgón” de intercambio de tickets del Wacken.  Al voltearme podía apreciar a través de mis lentes la torre u obelisco del Wacken, que previamente solo en fotos, y en uno que otro sueño lo había visto.

Torres cerveza

Las torres cerveceras del WOA

Un par de fotos con los compañeros portando la bandera de mi País, luego el intercambio de ticket por pulsera, y es hora de armar la tienda.  Buscando lugar y luego de la renuencia de ciertos suizos que se creían dueños del pasto,  caminamos un poco más para encontrar nuestro lugarcito y estacionarnos para comenzar a armarlas.  Bastante fea nos quedaron las tiendas, ingenieros en vano, afortunadamente estaba haciendo buen tiempo y aún había sol a las 21 horas.  Al terminar las chozas grotescas encima del pasto peinado del sector A (por la avenida Iced Earth), hora de ir a beber y relajarnos luego del largo viaje.  Buscamos el wacken supermarket más cercano y compramos la cerveza Wacken brew, wah, no era lo mejor que había probado pero al menos quitaba la sed.   Luego de un par de cajas, discusiones etimológicas con algunos españoles y brindis con otros orcos europeos, regresamos ebrios al punto de las carpas, en el camino caí en una zanja, mojé mi ropa y toqué hojas de “Chichicaste” (como le llamamos en Guatemala) las cuales me irritaron las manos por un par de días, en fin, gajes del Metal, lo mejor estaba por venir en los proximos días.  Es hora de dormir.