Mi top 10 de metal en 2014, The Black Fucking List

Luego de haber sido abducido por extraterrestres por todo un año, y de no escribir ni purisísima mierda en este blog (No tengo excusa, lo acepto, he sido un vago para escribir últimamente) aún conservo la flama del metal ardiendo, –y no creo que se apague mientras este vivo–, así que a continuación listo los discos que movieron mis neuronas durante este viaje de 365 y pico de días alrededor de nuestro amada (pero a veces odiosa) estrella, El Puto Sol.

10. Mägo de Oz – Ilussia

Luego de una ráfaga de mediocridad desde el gaia 2, estos maricones desde el 2012 han estado sacando material decente, y aunque nunca pense verlos por estas listas a estos vendidos,  esta vez en 2014, sacaron su segundo álbum con el nuevo vocalista donde vuelve a los coros memorables, melodías celtas y principalmente, escasa timidez de bajarle volumen a las guitarras para vender mas.

09. Edguy – Space Police, Defenders of the Crown

Otro resurgimiento que no esperaba de otra banda que ya me tenía harto con su mediocridad en los últimos años, al fin Tobias se dejó de mariconadas, y este es el álbum que debieron sacar luego del Hellfire Club.

08. Falconer – Black Moon Rising

Uno de los mejores descubrimientos que hice este año, y una de las mejores experiencias sin duda.  El nombre no me decía gran cosa de qué se trataba, pero me vine a chocar con un monstruo del heavy/power.

07. Triptykon – Melana Chesmata

Aún no se como rayos se pronuncia el nombre de la banda («triptaicon»,«tripticon»), pero no importa, desde la portada se notaba que iba a ser algo grande, y que continuariía la línea de los anteriores dos trabajos de Tom.

06. Accept – Blind Rage

Quizás lo mejor que le pudo pasar a Accept fue separarse de Udo, no solo por los grandes trabajos que desde el 2010 viene sacando, sino por los grandes trabajos que Udo mismo continúa sacando en solitario. oferta al 2×1.

05. Gamma Ray – Empire of the Undead.

A mi punto de vista, tan intenso y atronador que hace un vistazo hacia atrás a tiempos del Somewhere out in Space.

04. Riot – Unleash the Fire

Me niego a llamarles Riot V, ya que aunque su nombre comercial (y sin Mark Reale) es ese, aquí demuestran que siguen tronando tanto o mejor que cuando Mark Reale estaba en sus filas y en el mundo de los vivos.

03. Sanctuary – The Year the Sun Died

Más que ir a sus raíces, suena como a Nevermore sin Jeff Loomis, nada mal la verdad, sobre todo por que tanto en agresividad como en toque lírico, es mas como el fiel sucesor de This Godless Endeavor de Nevermore, que a Into The Mirror de Sanctuary.

02. Wolf – Devil Seed

Un album repleto de grandes temas del mas puro y duro heavy metal sin saborizantes. estos licántropos vinieron justo a tiempo a mostrarme que el Metal estará conmigo en las buenas en las malas e incluso en las mas pura mierda situaciones de la vida.

01. Unisonic – Light of Dawn

Una muestra de que el Heavy Metal no es solo oscuridad, maldad y venganza,  Y aunque aquí quizas no haya la mejor muestra de Happy Metal que exista, este album demasiadamente bien hecho tuvo sus momentos altos en mi 2014, tan altos como la voz de su vocalista, Michael Kiske, un ex enemigo del Heavy Metal que regresó desde hace un par de años a hacer lo que mejor saber hacer, dedicar sus cuerdas vocales a la exaltación del Metal.

El resto:

11. Eluveitie – Origins
12. Sabaton – Heroes
13. Overkill – White Devil Armory
14. Primal Fear – Delivering the Black
15. Iron Savior – Rise  of the Hero
16. Iced Earth – Plagues of Babylon
17. Mastodon – Once more ‘round the sun
18. Tankard – R.I.B.
19. Alestorm – Sunset the Golden Age
20. Bloodbound – Stormborn
21. Grave Digger – Return of the Reaper
22. Exodus – Blood in Blood out
23. Vader Tibi et Igni
24. Astral Doors – Notes from th e shadows
25. Sonata Arctica – Pariahs Child

Decepciones:

Judas Priest – Redeemer of Souls

No es malo, pero podría decir que suena más como a un intento forzado de revivir glorias pasadas. y la mezcla del album estuvo horrible.

Burzum – The Ways of Yore

Bautizado por mí como The Ways of “Bore”, con ese lo digo todo.

10 mejores redescubrimientos.

Pharaoh – The Longest Night.

Complejas estructuras acompañados de letras decentes, y la voz de Tim Aymar en el mejor album de estos faraones.

Raven – Wiped Out

Me avergüenzo jamás haber tomado en serio antes a estos británicos, de veras. Speed Metal como debe ser.

Riot – The Privilege of power

Digno sucesor del grandioso Thundersteel.

Wuthering Heights – Salt

Tuve mis dudas acerca de esta banda al principio, y luego de darles la oportunidad me quedó claro que era Folk de muy buen nivel.

Watchtower – control and resistance

Pensaba que el Jazz Metal se quedaba con Atheist, pero esta banda  rompió con mi paradigma mental al poner su thrash metal altamente técnico y contagioso en mis neuronas.

Warlock – True As Steel

La diosa Doro en sus mejores días, ah que voz.

Skyclad – prince of the poverty line

Nunca le dí oportunidad a esta banda pensando que iba a ser otra aburrida banda basada en violines, siendo el complemento de eso, es NWOBHM adornado con violines nada mas.

Witchfinder – General Death Penalty

Otro grande del NWOBHM eclipsado por Iron Maiden.

Lizzie Borden – Visual Lies

Heavy Metal ochentero el cual siempre evité porque lo preconcebía como otra banda mas estilo Glam, afortunadamente no eran así.

Rage – Ten years

Pensé erróneamente que era un album de recopilatorios, resultó siendo otra magnífica obra de Speed Metal (y quizas la última) de Rage, una de mis bandas favoritas.

 

 

Mi top 10 del Metal en 2013

Sí, despues de tanto tiempo vuelvo a escribir de Metal, y no es que le haya dado la espalda al género, solo fue que me volví haragán para escribir (quizas es la crisis de los 30, quien sabe) pero, aunque tengo pendiente aún la lista de mis favoritos de 2012 (que algun día la publicaré), sin mas palabrerío, aquí van en orden de mi propio gusto y gana, los LPs de Acero favoritos para este año ya en agonía.

Top 10.

SteelWing - Zone of Alienation

SteelWing – Zone of Alienation

10. Steelwing – Zone of Alienation

NWOTHM/Speed Metal sueco, al mejor estilo 80ero, recien descubierto por mis oidos este año (y banda relativamente nueva), es magnífico que un género reviva de manera tan majestuosa.  Menciones honoríficas a Full Speed Ahead, Tokkotai y Lunacy Rising

9. Ghost – Infestissumam

Ghost - Infestissumam

Ghost – infestissumam

A pesar de la alta popularidad de la banda en la actualidad, lograron mantener casi la misma calidad de su primer disco; si, cierto, suena un poco mas comercialón y movido, pero igual, desde un inicio siempre tuvieron una atmósfera satanista llena de cliché que puede llegar a ser cómica, asi que ¿qué importa? la música es excelente.  Temas salidos del huacal: Zombie Queen, Year Zero, Monstrance Clock.

White Wizzard - The Devil's Cut

White Wizzard – The Devil’s Cut

8. White Wizzard – The Devil’s Cut

A pesar de la inestabilidad de la banda, el único “mastermind” del equipo (y único integrante en la actualidad), Jon Leon tiene una visión firme, seguir en riel de acero sacando música de calidad, y al final eso es lo importante.  Temas selectos: Strike the Iron, The Devil’s Cut, Torpedo of Truth,

7. Warcry – Inmortal

Warcry - Inmortal

Warcry – Inmortal

Magnífica mezcla entre lo primitivo de la banda y sus nuevas tendencias post-Alea Jacta Est. Interpretación brillante de Víctor y de su equipo. Temas poderosos: Quiero oírte, La Maldición del Templario, Huelo el Miedo, Keops.

Hell - Curse & Chapter

Hell – Curse & Chapter

6. Hell – Curse and Chapter

Banda ochentera resucitada por Andy Sneap (magnífico productor que hace sonar todo a cristal) que crea su estilo propio de un NWOBHM desquiciado. Temas selectos: The Disposer Supreme, Darkhangel, Something Wicked this way comes.

5. Darkthrone – The Underground Resistance

Darkthrone - The Underground Resistance

Darkthrone – The Underground Resistance

Aunque suene extraño, este es otro magnífico álbum de Speed Metal de esta banda de Black Metal,  Un poco menos punk y poco más épico que los dos anteriores. Temas selectos: Valkyria, The ones you left behind, Leave no cross unturned.

Motorhead - Aftershock

Motorhead – Aftershock

4. Motörhead – Aftershock

Lemmy es grande: aún moribundo, toca medio concierto en el Wacken, y saca un disco brillante, con la velocidad que debe ser, sin mostrar signos de enfermedad, todo sea por servir a la fanaticada. Ave Lemmy.  Temas Selectos: Heartbreaker, Coup de Grace, Going to Mexico.

3. Saxon – Sacrifice

Saxon -Sacrifice

Saxon -Sacrifice

Un poco más orientados al estilo de antaño que los lanzamientos quasi-powermetaleros del 2000 en adelante, y con una atronadora producción (Andy Sneap otra vez) los Sajones del Reino Unido nos otorgan este corto, pero brillante disco. Temas cañeros:  Sacrifice, Warriors of the Road, Guardians of the Tomb, Standing in a Queue

Helloween - Straight out of Hell

Helloween – Straight out of Hell

2. Helloween – Straight out of hell

Completando el trío de veloces discos (sin contar la cochinada de Unarmed obviamente) Andy Deris, quien junto a Sascha son de nuevo los responsables del sonido de la banda, y nos otorgan otra dosis de velocidad a la que ya me tienen acostumbrado desde el 2007. Temas cañeros: Nabataea, World of War, Waiting for the Thunder,  Burning Sun. Church breaks down (y todas las demás)

1. Civil War – The Killer Angels

Civil War - The Killer Angels

Civil War – The Killer Angels

Confieso, nunca fui muy simpatizante de Sabaton desde un principio, aunque reconocía que era banda entretenida, su vocalista no era digerible a mi tímpano.  Ahora que casi toda la banda, excepto el vocalista, se fueron a formar Civil War, ya pude reconocer todo ese talento que el anterior vocalista eclipsaba, y que este nuevo vocalista, con tintes de Dio, logra resaltar.  Power Metal con huevos, como debe ser, dando clases de historia y  guerra, en un album para mí, perfecto. Temas cañeros: TODOS

El Resto de 2013 (11-20)

11. Skeletonwitch – Serpents Unleashed
12. Satan – Life Sentence
13. Warbringer – IV Empires Collapse
14. Enforcer – Death by Fire
15. Avantasia – The Mistery of Time
16. Fates Warning – Darkness in different light
17. Orchid – The Mouth of Madness
18. Kylesa – Ultraviolet
19. Black Sabbath – 13
20. Powerwolf – Preachers of the Night

Las decepciones de 2013

Megadeth – Super Collider
Rhapsody of Fire – Dark Wings of Steel
Lingua Mortis Feat. Rage – LMO

Top 10 de descubrimientos ancestrales

Y los álbumes lanzados en 2012 para atrás que redescubrí en este año 2013, y que mas me gustaron fueron:

1. Riot – Thundersteel (1988)
2. Pink Cream 69 – One Size Fits All  (1991)
3. Triptykon – Eparistera Daimones (2011)
4. Celtic Frost – to mega therion (1985)
5. Sodom – In War and Pieces (2010)
6. Orchid – Capricorn (2011)
7. Rush – A Farewell to kings (1977)
8. Hamka – Unheart (2005)
9. Grand Magus – The Hunt (2012)
10. Lich King – Born of the bomb (2012)

El cierre de un círculo

Si bien han estado ausentes los post del blog en estos dos últimos meses, no ha sido porque piense que ya no es “cool” bloguear (como ha sucedido con muchos compañeros que lo tomaron como una moda), mas bien que en estos últimos meses me enfoqué en terminar un pendiente, terminar mi carrera de ingeniería. algo que inicié por tomarlo relajado desde hace tres años, pero que comenzó a atormentarme en este último año.

Todo empezó como una ilusión de primeros años de secundaria, convirtiendose en meta al al final. Era bonito todo eso de los videojuegos, saber que al final una consola es una computadora, entre otras ilusiones son las que llevan a uno a pensar estudiar una carrera relacionada con estos aparatejos digitales.  No lo vi tanto como una alternativa lucrativa ante la difícil situación del país, sino mas bien como desarrollar mis vagos y casi virginales conocimientos en este interesante campo.  El principal motivador: aquella exquisita sensación de sentirse dios frente a un computador, programarla, darle algo de vida a algo inanimado. crear reglas y deshacerlas, crear mi mundo e interactuar con este.

Finalizando secundaria estaba decidido, la USAC, una universidad pública, no por que fuera la mejor (aunque hay mucho alarde al respecto), sino por ser “libre” y gratuita, entrecomillando lo libre por los exámenes de admisión.  Ingeniería era la facultad, Ciencias y Sistemas era la carrera.   Ganar bien los exámenes de ubicación me exoneró de ciertos exámenes de admisión, lo que contrastó con mis primeros dos semestres (o primer año), los cuales fueron un total fiasco, ganando en el primer año tan solo 3 cursos (de aprox 10), la mayoría del área social, y ninguno de ciencias puras y sabrosas.  A esto quisiera culpar un poco a mi irresponsabilidad  debido al consumo excesivo de videojuegos durante el primer año (te veo de reojo Chrono Cross), y a otras situaciones interpersonales al ocasionados por el choque entre un reciensalido-de-la-pubertad estudiante de Ingeniería y una virginal adolescente de 15 años del instituto colindante.  Paralelo a esto, también tuve mi primer encuentro con EL METAL.

El segundo año ya fue mejor, logre aprobar mis primeras matemáticas, un curso de física, otro de química y algunas otras asignaturas que no les tomé mucho interés. Mi consumo de videojuegos, y Metal lograban balancear perfectamente la situación “del corazón/genitales” y el estudio.  Las matemáticas ya cobraban sentido, aquel ganchito raro ya sabia que se llamaba integral, y la ciencia pura comenzaba a producirme cierta obsesión placentera. y sobre todo, logré mantener mi acostumbrado bajo perfil.

La aventura comenzaba a hacerse divertida durante el tercer año, pues, con un año académico desfasado de los de mi “promocion” ( o al menos del ideal), comenzó mi camino por cursos de ciencia computacional y monkey coding.   Supe por primera vez lo que era programar miles de lineas de código, contra el reloj.  el placer de sacrificar features por bugfixes, y  contínuo debugging en un lenguaje C bastante fuera del estándar del que me había preparado, todo era alegria y gozo, hacia lo que me gustaba, y creo que lo hacía bien. Mi rebeldía contra el “establishment” comenzaba a salir, sobre todo al respecto de editores, IDES, compiladores, y paradigmas.  sobreutilicé técnicas orientadas a objetos en código que no necesitaba tales cosas, con tal de simplificarme la abstracción. Esto contribuyó a que me bautizaran con mi apodo y el apodo de este blog, y que la gente me conociera más con ese que con mi nombre real.

Cuarto año de universidad, 2006, quizás fue la de mayor aprendizaje, no solo a nivel academico, en donde resaltaría el placer exquisito por los compiladores, los circuitos digitales y el lenguaje ensamblador, sino también a nivel personal, el desamor me invade, y mi mente comienza a encontrar refugio en el alcohol, y como consecuencia, la necesidad imperante de tener más dinero de los dos quetzales diarios de mi pasaje.  Sin embargo todavía sobreviví como méndigo de cerveza durante ese tiempo con los compañeros, y aun logre ganar los cursos en el que muchos dicen que es el segmento más complicado de la carrera… uff que alivio.

Durante el quinto año que estuve en la universidad, llevando cursos de 6to, 7mo y quizas alguno de octavo, intentando matar demonios mentales comienza mi decadencia academica.  Los cursos que me interesan se terminan uno a uno… y en cambio comienzan cursos más aburridos, tal contraste como cambiar Compiladores por Investigación de Operaciones o Estructuras de Datos por Analisis y Diseño… un total asco, todo se tornaba para peor, llegaba a aburrirme y a burlarme de los ingenieros mediocres casi siempre, pero en fin, tenia que salir y ganar todos esos cursos feos.   Lo mejor que podría resaltar fue mi primer encuentro con una comunidad de locos como yo, que gustaban de usar el software libre… Contrastando con lo peor, que fue la pérdida de mis dos incisivos superiores a causa del excesivo uso del alcohol y de la delincuencia en mi amado país…  Afortunadamente fue durante los diez días de empezar mi primer trabajo como desarrollador.  Casi no disfrute mis primeros sueldos pagando mis dientecitos.  Lección aprendida, me sigo embriagando pero con mas cautela.

Sexto año,  Las sombras del pasado continuan taladrando la mente, en donde el único refugio es la cerveza y el Heavy Metal.  Ya con trabajo ya no dedicaba tiempo para estudiar, y el interés por seguir la carrera estaba en su mínimo, pero ya faltaba poco para terminar la carrera, llevando cursos de 7mo y 8vo semestre, debía terminarla o morir en el intento.  Año difícil académicamente pero salió adelante, ya no me importaba salir a tiempo, lo que queria era salir, aunquesea a paso de tortuga.

Durante el séptimo año, al fin pude decir adiós a todos esos cursos feos de administracion gerencial e ingenieria de software.  Mayor decepción fue ver que el último curso de ciencia computacional que pensé disfrutaría, terminaría siendo más curso de superación personal que de inteligencia artificial… El Metal me seguía dando la paz mental necesaria como fue desde el inicio de la carrera,  hasta que al fin! se acabó.  Había terminado todos los cursos… excepto uno Maldición y Simulación 2.

Durante el octavo año en mi estancia por el sagrado edificio T3.  ya ni lo conte, no me interesó meterme a llevar un curso que detesto una vez mas durante todo un semestre, mejor decidi esperar a que la aleatoriedad me favoreciera y abrieran el curso en los muy convenientes cursos de vacaciones de junio (o interciclos como le dicen en algunas universidades mariconas)… Esa era la oportunidad y fue un sacrificio soportar al mediocre ingeniero durante ese mes. pero al finalizarlo exitosamente dije:  mision cumplida. pero aun no completada… faltaba el examen privado y la tesis que ya llevaba un año de postergada debido a mi dejadez y falta de asesor.  Fue buen año de reiniciar cuestiones personales ademas, saliendo exitoso de mis conflictos mentales y encontrando la paz mental en la que hasta la fecha es la perfecta compañía.

Durante el noveno año, decían que había que prepararse para el examen privado, estudiar durante 3 meses dia y noche como si nunca hubiera llevado la carrera.  Decidi ignorar ese “approach” y no estudie NADA, tomé la filosofía de “Si gano, es por que aprendí algo, sino aprendi nada, merezco perder y ser un mediocre”. Todo salió bien, aunque el examen no fue como lo describían los paranóicos, siempre tuvo su dificultad y requirió su esfuerzo durante el tiempo que se realizó. Exámen aprobado exitosamente y de premio me regalé un viaje al Wacken Open Air, a agradecer a los dioses del Metal la existencia de ese Heavy Metal que me acompañó durante la carrera, con miras  para terminar el siguiente año la tesis pendiente ya con dos años de atraso.

Décimo año, tocaría conseguir asesor, terminar la tesis y graduarme. Fue algo tormentoso ver como todos se graduaban y yo seguía en las mismas, pero me tranquilizaba que ya tenia mi plan hecho.   Fue fatídico que me aceptaran mi tema de tesis nuevamente, dado que llevaba tres años de antigüedad, afortunadamente el revisor de tesis se porto bien, me la acepto, terminé el capítulo faltante, afiné detalles junto con mi flamante asesor (al cual le agradezco su tiempo), y despues de un montón de odiosos trámites, la graduación, y el alivio…  Un viernes cualquiera ya era ingeniero, aunque al final me sentía igual que cuando no lo era.  quizás alargué mucho la carrera como para sentir algo especial al terminarla.

En fin aunque la carrera ya esta muy desgastada (y lamentablemente sigue desgastándose) siempre es bonito lograr metas, estoy contento de haber logrado esta, con un esfuerzo moderado y sin estresarme mucho. Aprendí, me divertí, y sobre todo conocí y compartí con mucha gente, que no solo me ayudaron en muchos casos, sino ademas forjaron la profesionalización de manera positiva (y con algunos otros contraejemplos).  Gracias Universidad de San Carlos de Guatemala, buenos catedráticos y Pueblo de Guatemala por mantenerme estos 9 años y fracción… ahora tocará devolverles lo que me dieron.

Id y enseñad a todos.

A un año del Wacken

Hace un año exactamente me iba a un viaje del que no sabía si regresaría, ya sea por quererme quedar alli, o simplemente perecería por mi humilde constitución física.  Hace un año, cuatro jóvenes solteros viajábamos a Alemania al más grande festival de Heavy Metal.  La vida cambió despues del Wacken, aunque los conciertos siguen en el país, y el metal continúa sonando en nuestras mentes más fuerte que nunca,  algo diferente existe despues de dicho viaje; quizas es esa sensación de haber alcanzado una meta de vida, quizas haya sido esa euforia expulsada durante la casi semana del campamento, o quizas sea que la posibilidad de regresar se desvanece día a día…  De algo estoy seguro, ningun otro festival o concierto volverá a ser el mismo. Long Live Wacken.

Wacken

Wacken

Y todo esto me viene a la mente mientras escucho lo nuevo de Testament cuando mi posición heliocéntrica vuelve a ser la misma que cuando volaba en ese ruidoso KLM.

 

Reseñando: Rage – 21

Es a veces complicado escribir acerca una de esas bandas que pocos conocen, y que muchísimos menos aprecian. Sobre todo cuando la banda con un legado de 21 discos en más de 25 años de carrera, con gran carisma, excelentes letras y música sublime, pasa desapercibido ante la audiencia, muchas veces por ignorancia, una banda que, como insecto en eterna metamorfosis, cambia y a la vez nunca termina de cambiar, ya que, aunque su estilo varía mucho desde los primeros discos de los 80, la calidad permanece constante.  Y es que luego de atraparnos en su telaraña hace 2 años. regresa la siempre saludable voz de Peavy con los rechinidos virtuosos de las cuerdas de Smolski sonando al ritmo de los tambores de Hilgers, en este su nuevo álbum. 21.

Rage - 21

Rage - 21

A priori debemos saber que, al ver cualquier plástico con un soundchaser de portada, y el texto “Rage“, el producto será de calidad, y ésta vez no es la excepción; su fórmula clásica de hacer canciones “catchy” que a las muchas escuchas evolucionan en algo viral en las neuronas se mantiene.  Los primeros 4 temas del álbum (sin contar el intro) nos introducen a la brillantez de éste, haciendo notar un speed metal con cierta violencia vocal por parte de Peavy al utilizar acertadamente guturales en ciertas estrofas (sobre todo el brutal inicio de Serial Killer) con varios riffs thrasheros de Victor y sus complejos solos de éste maestro.

Speed metal que ya nos hacía falta. ya que para los que esperaban encontrar un XIII o un Lingua Mortis, éste no es el disco adecuado, ya que cabe resaltar la falta de instrumentación sinfónica que se había vuelto típico de ellos, entregándonos puros temas atronadores y cañeros como en los viejos tiempos.  Quizá el único punto bajo es el refrito Eternally, adaptación del tema seudónimo del disco de Nuclear Blast All Stars, que, aunque el tema es muy bueno, debieron haberlo dejado fuera y no solo utilizarla para llenar minutos que quizás les hicieron falta

Las más cañeras: Todas, pero rotan en mi cabeza constantemente Twenty One, Forever Dead, Feel my Pain, Serial Killer, Destiny, Death Romantic.

Mi top 10 del Heavy Metal en 2011, the Black List

Finalizando otro año, en lo personal el año más metalero para mí, no tanto por los lanzamientos –que aunque hay muchos muy buenos, queda corto comparado a años anteriores– sino mas bien por haber podido asistir al evento que soñé ir desde que vivo como metalhead: Wacken Open Air en su versión 2011.  Y no solo el ir, sino convivir con decenas de miles de Metalheads de todos lados del mundo,  presenciar en vivo tanta leyenda del Metal como Judas Priest, Ozzy o Motorhead, así como otras de gran calidad como Iced Earth, Mayhem o Avantasia, y sobrevivir al *horrible* clima del norte de Alemania (y eso que era verano). Sumado a todo esto la paz mental vivida, definitivamente hacen de 2011 uno de los mejores años, sazonando estas vivencias con los mejores discos  (en orden inverso) que listo a continuación:

10. Mastodon – The Hunter

Mastodon - The Hunter

Más directo y menos complejo, así se puede definir éste álbum.  Y era de esperarse, la fama siempre les es dificil de digerir que muchos deciden mutar.  Afortunadamente con Mastodon, el cambio no es tan malo, la calidad compositiva continúa, en éste plástico orientado a mayores audiencias y algunas reminescencias a discos anteriores.

9. Rhapsody of Fire – From Chaos to Eternity:

Los italianos luego de un excelente album en 2010, y volver más a su estilo original, vuelven a sacar un año despues lo que será su último disco antes de separarse.  Bastante buena la despedida de la agrupación original, buena composicion y un poquito más “pesado” que el album del año pasado.

8. Amon Amarth – Surtur Rising:

Los vikingos regresan con un nuevo album, nueva portada, en un nuevo año, y con el mismo estilo de siempre, ya apodados los Mötorhead de Odín, conservan la misma calidad y consistencia que van dando desde hace más de una década, aunque no sea su mejor obra, siempre es satisfactorio escuchar sus odas paganas.

7. Toxic Holocaust – Conjure and command:

Excelente año para el Neo-Thrash Metal, y sobre todo para su big four actual, Toxic Holocaust nos presenta un álbum consistente, riffs exactos y memorables, y lo mejor, la agresión que los caracteriza.

6. Symphony X – Iconoclast

Un álbum más prog y difícil de digerir que el anterior de hace 4 años, pero que luego de las n escuchadas de riffs técnicos, beats exactos y melodiosa voz, hacen que los cientos de minutos del álbum valgan la pena.

5. Edguy – Age of the Joker

Disco más dinámico y menos aburrido del nuevo estilo de Edguy, aunque no a la altura del majestuoso Mandrake, Tobi vio la necesidad de no dejar eclipsada su banda ante los bastante mejores álbumes de su banda alterna Avantasia

4. Saxon – Call to Arms

Con una portada que, la verdad me incomodó; regresa Biff repartiendo caña, una lección que muchos de sus contemporáneos paisanos como Iron Maiden o Judas Priest deberían aprender: Ser viejos no significa ser lentos ni perezozos.  Como siempre, Metal bastante bien ejecutado por estos ingleses.

3. White Wizzard – Flying Tigers

Estos últimos dos años, gracias a la recomendación de la hermana metalera Alejandra me he percatado de éste nuevo y agradable retorno, la llamada “nueva ola del heavy metal tradicional” un nombre un poco “clichado” pero que describe bien bandas que quieren revivir el NWOBHM de principíos de los 80, y White Wizzard es de los mejores ejemplos.  Canciones rápidas junto con odas al heavy metal y baladas poderosas, al galope de guitarras rítmicas y solos exquisitos.  Heavy Metal en su máxima expresión.

2. Vader – Welcome to the Morbid Reich.

Estilo y nivel técnico, algo que ha caracterizado a estos polacos desde sus inicios, junto con una composición y líricas oscuras como suelen hacerlo bien. dá una excelente bienvenida al mundo de los morbosos.

1. Iced Earth – Dystopia

La tierra congelada vuelve a su temperatura inicial, la que todos disfrutamos, en el álbum más consistente y entretenido que han tenido en años, y un nuevo vocalista malabarista de las cuerdas vocales que no solo cumplió con las expectativas, sino las superó con ganancias.

Las siguientes 10:

11. Die Apokalyptischen Reiter – Moral and Wahnsin

Aunque completamente en aleman, su estilo ska-metal hacen agradable la tarde.

12. Bloodbound – Unholy Cross

De las nuevas promesas del power metal, que con estilo épico realizan canciones memorables.

13. Skeletonwitch – Forever abomination

Otro de los big 4 del thrash actual. Poquitín más progresivo que su anterior disco.

14. Iron Savior – The landing

Mantienen su estilo intacto, del mejor estilo power aleman, puras guitarras y sin mariconadas de voces casi femeninas o teclados.

15. Megadeth – 13

Disco de relleno de megadeth, o al menos eso parece luego del excelente Endgame, sin embargo muchas las canciones son bastante buenas individualmente, quizás el orden en que están en el disco tenga que ver, quien sabe.

16. Wolf – Legions of Bastards

Heavy Metal Clásico sin ser parte formalmente del movimiento de NWOTHM.

17. Alestorm, back through time

Los piratas escoceses continúan dando canciones buenas que nos hacen imaginar borracheras en alta mar.

18. Warcry – Alfa

La banda española por excelencia, canciones bastante emotivas y orientadas a los inicios de la banda.

19. Nightwish – Imaginaerum

Mucho mejor que su anterior “obra”, Nightwish ya se está acomodando a la voz chillona de su actual vocalista (que esta vez no suena tan mal) y canciones entretenidas.. a excepción de las que incluyen narraciones… ah como las detesto.

20. Scheepers – Scheepers

El esfuerzo en solitario del clon de Halford lider de Primal Fear, un tributo al heavy metal bastante bien logrado.

La basura de 2011:

Morbid Angel – Illvd Divinvm Insanvs:

Creo que es la mayor vergüenza para una banda que se caracterizaba por su brutal sonido puro. convertido ahora en una basura repetitiva e industrial.

Symfonia – In paradisum

El cliché del power metal a su máximo nivel,  clon del clon de Helloween,  y un André Matos aguado al igual que las composiciones.  Este álbum demuestra el porqué de la decisión de Tolki de dejar la música para siempre.

Opeth – Heritage

Muchos laueran éste álbum. a mí simplemente me parece aburrido, quizás estoy tan acostumbrado al Opeth de los tiempos de Orchid, o simplemente mi oido no está hecho para la variedad que el metal progresivo puede llegar a ofrecer.

Joyas perdidas escuchadas en 2011

Ghost- Opus Epinomous

Extraña banda de unos integrantes vestidos de líderes católicos, tocando un estilo retro de metal con algo de psicodélico, y letras a veces ridículas, pero muy buenas composiciones que me harán seguirle la pista a estos “pontífices de Satán”.

White Wizzard – Over The Top

El primer álbum de ésta excelente banda de heavy metal tradicional, y de los mejores que he escuchado en el género. Cierto,la letra está llena de clichés y todo, pero, ¿Qué diablos?, es 110% heavy metal del que vale la pena escuchar y disfrutar.

Heathen – Evolution of Chaos:

¿Qué mas puedo pedir? Speed metal cañero, con veloces riffs y una letra bastante bien pensada, mezclado de una manera exquisita.

Tarja –  What Lies Beneath:

Desconfiado de que iba a ser un álbum de “rock/pop” mas que de metal, evadí el año pasado a Tarja, sin contar que al darles la oportunidad, llegase a concluir que, en solitario, es incluso mejor que sus últimos años en Nightwish (y muchísimo más apreciable que lo que  hace Nightwish actualmente), Sí, son canciones también orientadas a un público amplio, pero con el tono de guitarra adecuado, entretenidas líneas melódicas, y la majestuosa voz de ésta chica finlandesa.

Darkthrone – Circle the Wagons:

Black Metal como me gusta escucharlo, set de canciones cojonudas a lo old school, bastante cerebrales y memorables.  Éste par de músicos saben lo que hacen, y lo hacen muy bien… o muy mal dependiendo el punto de vista.

Dark Angel – Darkness Descends:

La vieja escuela del thrash, que describiría como una mutación más violenta de Slayer llegando tocando suelos del Death Metal, sin necesariamente serlo.

Rage – Black in Mind, Unity, Reflections on a shadow, End of all days, Welcome to the Other Side.

Conjunto de pruebas, de que, sin importar la alineación, o la orientación musical, ya sea sinfónico, speed o mas power, Peavy es el artista más versátil y menospreciado del género. por esto y mucho más, convirtiéndose en una de mis bandas favoritas de todos los tiempos.

Possessed – Seven Churches

Los pioneros del Death Metal… o al menos eso me habían contado, una banda que por bloqueos mentales siempre rechacé escucharlos –pues desprecio un poco esa excesiva importancia que se le dán a temas tan inútiles como la (anti)religiosidad–, sin darme cuenta la gran caña que podían llegar a dar, guitarras estruendosas, riffs soberbios y un mezclado de lo más crudo, en mi caso solo debía ignorar las idioteces religiosas y dejarme poseer por su música.

Rush – Moving Pictures, Hemispheres

Otra banda vieja a la que le huía por pura ignorancia, pensaba que por tocar “progresivo” me iban a aburrir… malditos bloqueos mentales, de lo que me estaban privando. Rush con éstos dos títulos me demuestra que no se necesita ser ni tan pesado ni tan rápido para hacer música de calidad, y aunque, no es estrictamente Metal, no necesitan serlo con ese estilo único.

Concierto del año:

Wacken Open Air 2011.

Qué mas puedo decir de esto, basta con leer las entradas alusivas.

Runner up: Destruction (Guatemala City 19.08.2011): Completando el tridente del thrash aleman..

Reseñando: Iced Earth – Dystopia

Iced Earth, quienes desde principios de los 90s vienen dando caña con su estilo heavy-power-thrasher  acompañado con letras épicas hasta cierto punto, y sacando ráfaga de álbumes que calificaban de buenos a excelentes, hasta que en 2004 algo pasó…  The Glorius Burden, junto con los siguientes Wicked Trilogy cambiaban un poco el juego… Era el mismo Iced Earth, de buena calidad, pero con diferente sabor, ya que –independientemente de los vocalistas–, los álbumes no estaban a la altura cañera de lo que había sido del Horror Show para atrás, y muchisimo menos la trinidad inicial Iced Earth-Stormrider-Burnt Offerings.

Iced Earth - Dystopia

Iced Earth - Dystopia

Luego de una despedida emotiva en el Wacken 2011 a su vocalista más significativo: Matt Barlow, vuelven con nuevo cantante y CD.  Stu block, viniendo de una banda un poco más pesadita en cuanto a carga gutural –Into Eternity–, termina siendo un tipo que a mi oído mezcla lo mejor de los  tres últimos vocalistas (Agudos a lo Ripper/Greely y coros sentimentales al estilo el pelirojo Barlow) más su estilo único en los rangos medios, no deja nada que desear, y desde que escuché su interpretación de Dante’s Inferno me pareció adecuado para la banda; Schaffer no nos defraudó, pero aún faltaba la prueba definitiva, el nuevo CD: Dystopia.

Y desde la primer canción homónima se comienza a percibir unos aires a lo viejo, a los tiempos en que el jinete del trueno cabalgaba junto al Spawn y Set Abominae a finales del siglo pasado, ya que luego de mucho tiempo, los riffs y los cambios volvían a ser originales y no una copia de ellos mismos.  Y la cuestión se pone mejor, la veloz somethingwiked-esca Boiling Point, épica V (for Victory), y el corte final Tragedy and Triumph, hacen a modo de homenaje un recorrido por la carrera de la banda en sus tiempos más acelerados, mientras que las semi-baladas Anthem y Anguish of Youth hacen bien lo suyo para transmitir el sentimiento.  Pero en definitiva lo más sorprendente fue encontrarme Dark City, un magnífico tema que mezcla perfectamente la caña y la variabilidad en las partes sucias del StormRider,  con la melodía y limpieza del Dark Saga,  lo mejor que he escuchado de Iced Earth desde hace mucho tiempo.

Aquella desconfianza que tuve por éste nuevo álbum, junto con la duda e incertidumbre, desaparecieron por completo a la primera escuchada, la genialidad de Schaffer vuelve a brillar,  Y luego de varias escuchas, excelentes riffs, estructuras y letras, junto con una excelente elección de vocalista ya han hecho de éste CD uno de los favoritos del año.