Mi top 10 de metal en 2014, The Black Fucking List

Luego de haber sido abducido por extraterrestres por todo un año, y de no escribir ni purisísima mierda en este blog (No tengo excusa, lo acepto, he sido un vago para escribir últimamente) aún conservo la flama del metal ardiendo, –y no creo que se apague mientras este vivo–, así que a continuación listo los discos que movieron mis neuronas durante este viaje de 365 y pico de días alrededor de nuestro amada (pero a veces odiosa) estrella, El Puto Sol.

10. Mägo de Oz – Ilussia

Luego de una ráfaga de mediocridad desde el gaia 2, estos maricones desde el 2012 han estado sacando material decente, y aunque nunca pense verlos por estas listas a estos vendidos,  esta vez en 2014, sacaron su segundo álbum con el nuevo vocalista donde vuelve a los coros memorables, melodías celtas y principalmente, escasa timidez de bajarle volumen a las guitarras para vender mas.

09. Edguy – Space Police, Defenders of the Crown

Otro resurgimiento que no esperaba de otra banda que ya me tenía harto con su mediocridad en los últimos años, al fin Tobias se dejó de mariconadas, y este es el álbum que debieron sacar luego del Hellfire Club.

08. Falconer – Black Moon Rising

Uno de los mejores descubrimientos que hice este año, y una de las mejores experiencias sin duda.  El nombre no me decía gran cosa de qué se trataba, pero me vine a chocar con un monstruo del heavy/power.

07. Triptykon – Melana Chesmata

Aún no se como rayos se pronuncia el nombre de la banda («triptaicon»,«tripticon»), pero no importa, desde la portada se notaba que iba a ser algo grande, y que continuariía la línea de los anteriores dos trabajos de Tom.

06. Accept – Blind Rage

Quizás lo mejor que le pudo pasar a Accept fue separarse de Udo, no solo por los grandes trabajos que desde el 2010 viene sacando, sino por los grandes trabajos que Udo mismo continúa sacando en solitario. oferta al 2×1.

05. Gamma Ray – Empire of the Undead.

A mi punto de vista, tan intenso y atronador que hace un vistazo hacia atrás a tiempos del Somewhere out in Space.

04. Riot – Unleash the Fire

Me niego a llamarles Riot V, ya que aunque su nombre comercial (y sin Mark Reale) es ese, aquí demuestran que siguen tronando tanto o mejor que cuando Mark Reale estaba en sus filas y en el mundo de los vivos.

03. Sanctuary – The Year the Sun Died

Más que ir a sus raíces, suena como a Nevermore sin Jeff Loomis, nada mal la verdad, sobre todo por que tanto en agresividad como en toque lírico, es mas como el fiel sucesor de This Godless Endeavor de Nevermore, que a Into The Mirror de Sanctuary.

02. Wolf – Devil Seed

Un album repleto de grandes temas del mas puro y duro heavy metal sin saborizantes. estos licántropos vinieron justo a tiempo a mostrarme que el Metal estará conmigo en las buenas en las malas e incluso en las mas pura mierda situaciones de la vida.

01. Unisonic – Light of Dawn

Una muestra de que el Heavy Metal no es solo oscuridad, maldad y venganza,  Y aunque aquí quizas no haya la mejor muestra de Happy Metal que exista, este album demasiadamente bien hecho tuvo sus momentos altos en mi 2014, tan altos como la voz de su vocalista, Michael Kiske, un ex enemigo del Heavy Metal que regresó desde hace un par de años a hacer lo que mejor saber hacer, dedicar sus cuerdas vocales a la exaltación del Metal.

El resto:

11. Eluveitie – Origins
12. Sabaton – Heroes
13. Overkill – White Devil Armory
14. Primal Fear – Delivering the Black
15. Iron Savior – Rise  of the Hero
16. Iced Earth – Plagues of Babylon
17. Mastodon – Once more ‘round the sun
18. Tankard – R.I.B.
19. Alestorm – Sunset the Golden Age
20. Bloodbound – Stormborn
21. Grave Digger – Return of the Reaper
22. Exodus – Blood in Blood out
23. Vader Tibi et Igni
24. Astral Doors – Notes from th e shadows
25. Sonata Arctica – Pariahs Child

Decepciones:

Judas Priest – Redeemer of Souls

No es malo, pero podría decir que suena más como a un intento forzado de revivir glorias pasadas. y la mezcla del album estuvo horrible.

Burzum – The Ways of Yore

Bautizado por mí como The Ways of “Bore”, con ese lo digo todo.

10 mejores redescubrimientos.

Pharaoh – The Longest Night.

Complejas estructuras acompañados de letras decentes, y la voz de Tim Aymar en el mejor album de estos faraones.

Raven – Wiped Out

Me avergüenzo jamás haber tomado en serio antes a estos británicos, de veras. Speed Metal como debe ser.

Riot – The Privilege of power

Digno sucesor del grandioso Thundersteel.

Wuthering Heights – Salt

Tuve mis dudas acerca de esta banda al principio, y luego de darles la oportunidad me quedó claro que era Folk de muy buen nivel.

Watchtower – control and resistance

Pensaba que el Jazz Metal se quedaba con Atheist, pero esta banda  rompió con mi paradigma mental al poner su thrash metal altamente técnico y contagioso en mis neuronas.

Warlock – True As Steel

La diosa Doro en sus mejores días, ah que voz.

Skyclad – prince of the poverty line

Nunca le dí oportunidad a esta banda pensando que iba a ser otra aburrida banda basada en violines, siendo el complemento de eso, es NWOBHM adornado con violines nada mas.

Witchfinder – General Death Penalty

Otro grande del NWOBHM eclipsado por Iron Maiden.

Lizzie Borden – Visual Lies

Heavy Metal ochentero el cual siempre evité porque lo preconcebía como otra banda mas estilo Glam, afortunadamente no eran así.

Rage – Ten years

Pensé erróneamente que era un album de recopilatorios, resultó siendo otra magnífica obra de Speed Metal (y quizas la última) de Rage, una de mis bandas favoritas.

 

 

Anuncios

Lo escuchado durante Octubre de 2010…

Décimo mes del décimo año del 2000, bajo la polución visual, auditiva y respiratoria, de la capital del valle de Guatemala, se sienten aquellos vientos previos al solsticio de invierno, vientos que no solo llevan consigo los típicos barriletes (o cometas como los conocen en otros países, que lamentablemente ya no son tan típicos por que fueron sustituidos por otros hechos de plástico en vez de los artesanales hechos con papel, varitas y cáñamo), sino también aquellos ilusiones de un futuro que parecía exitoso pero hubiera resultado fallido, aquellas que evaporan la razon y lo tornan a uno en un ser alienado por la estupidez.  Vientos de cambio (como dirián los amigos de Scorpions), y el clima frio que tanto me encanta y encaja con mi persona, frío que endurece aún mas el metal pesado en su forma mas pura… en heavy metal. Y qué bueno que todo cambia… Pero lo mejor es que el metal persiste.

Halford – Made of Metal

Halford - Made of Metal

Halford - Made of Metal

Los dioses no mueren… aunque quedó demostrado lo contrario con Dio hace 6 meses, aún nos queda Halford entre el mundo de los “vivos”,  y en un muy sano estado artístico, ya que, aunque no sé si es magia de “estudio” o si en realidad su voz se conserva tan bien, pero su actuación en este su nuevo álbum es brillante.  Basta con escuchar Undisputed, Like There’s No Tomorrow o twenty five years.   Pero no sólo eso,  musicalmente me atrevería a aseverar que es quizá el mejor trabajo de Halford desde el 2000 con su Resurrection (sí, e incluyo los dos últimos trabajos con Judas Priest), Y es que no es solo el pelón maricón –con todo respeto– el que hace un excelente trabajo, sino todo el equipo, y en especial las riffs y solos  afilados del duo Mike Metal Chlasciak/Roy Z les dan aquella relevancia que el mezclado final algo mediocre quisiera eclipsar.   Un disco que para nada llega a aburrir, temas rápidos como Fire and Ice; reminescentes al sacerdote de judas como We Own the Night; o la sureña Till the Day I Die,  testifican lo que el título presume, hechas del metal mas valioso… y, — ayudado por el estudio o no –, metal brillante, insisto.

Accept – Blood to the Nations

Accept - Blood to the Nations

Accept - Blood to the Nations

Contrario al mezclado mediocre del anterior, pero siempre con la misma calidad musical –y el mismo sonido super heavy–, regresa Accept, quienes sin el duende dorado de Udo, se podría pensar en un disco de regular a malo, pero todo lo contario,  Mark Tornillo logra responder bastante bien, –o quizas superar–, en su tarea de suplantar a Dirkschneider de una manera majestuosa.  Un álbum con la garra de los mejores clásicos de la banda, y un mezclado, que como mencioné, es brillante gracias al trabajo del maestro Andy Sneap (basta con escuchar This Godless Endeavor de Nevermore o Endgame de Megadeth para ver cómo este tipo hace relucir cada uno de los instrumentos), en donde basta con escuchar la cañerrísima entrada Beat the Bastards, la melancólica Kill the Pain o la moderna al mejor estilo del power germánico No Shelter, para aceptar que accept vuelve con las bolas que tiro a la pared ya hace mas de 2 décadas.

Y sí, tuve el gusto de en octubre, al igual que en el mes anterior, no solo disfruté de una paz mental exquisita, sino a la vez, disfruté de dos que seguramente serán de los discos de heavy metal más memorables de éste 2010 tan variado… El frío continúa, y el metal continúa con su rigidez mejor que nunca.