Instalar Cyanogenmod 10 con Android Jelly Bean 4.1 en el Nook Tablet

Desde que tuve mi Android G1, las personalizaciones a los ROMs de android me han llamado la atencion.   Eso me llevo a decidir que mi tableta (que, aunque estaba un poco renuente a comprar una) debería ser algo basado en Android, por su precio  (y por que Apple apesta).  A principios de año dí el gran salto, y adquirí la Nook Tablet de 8 GB, el hardware y el precio estaban bonitos para la época (tomando en cuenta que fue meses antes de la salida de la Nexus 7), pero ¡Oh sorpresa!, su software stock apestaba, era una versión de Android bloqueada y modificada para los fines malévolos de Barnes & Noble.  Días después lo pude rootear y colocar al menos el Google Play para dejar de estar atado a la miserable tienda de B&N, funcionó… aunque aún seguía limitado a la vieja versión de android (2.3.4 gb) que traía de stock.

Hace unos días, luego de la salida del CyanogenMod 10 decidí revisar el sitio de XDA (el mejor recurso para modificar lo inmodificable) luego de meses de no hacerlo, para ver qué nuevas ROMs los astutos hackers podían tener para mi desactualizada y ya no tan cool tableta.  Me topé con la ROM CM10 Pure AOSP la cual decidí probar, pero tenía dos graves problemas que resolver.  El primero fue el miedo a “ultrajar” de esa manera mi tableta que, aunque desactualizada y todavia con toda la basura de B&N, me ha sido fiel durante estos últimos meses (y que ha llegado a sustituir la funcionalidad de mi vieja netbook), y el segundo que NO habían instrucciones claras de como instalarlo en dicho foro.

Armándome de valor, y luego de muchos intentos fallidos por culpa de una SD estupida y de mi no modificado nook, prepare mi receta de cocina (la cual no profundizara a comandos o algún otro detallito ya que la utilizare solo como recordatorio) y la escribo a continuacion:

1.  Descargue e instalé en la SD alguna ROM con recovery

En mi caso descargue la imagen “CM7-9_CWM_v5.5.x_8gb-16gb_tools_sdcard” desde aqui, luego la “quemé” en una SD usando el comando dd de linux.

2. Descargué la versión más nueva de AOSP con Cyanogenmod10

Este ya es el mero ROM, y se puede descargar desde aquí, junto con el conjunto de aplicaciones de google tambien disponible aqui, los que luego de descargarlos los copiaremos preferiblamente dentro de alguna SD que tengamos a la mano (o en la memoria interna del nook si se desea)

3. Inicié tableta desde la SD.

Aqui solo es de introducir la tarjeta recien “quemada” y seguir los pasos en pantalla para entrar al modo recovery de esta.

4. Le dí Factory Reset

Dentro del recovery, se deberá darle factory reset al disposivo antes de instalarle cualquier cosa

5. Instalé la ROM y las gapps

Luego del recovery, se instala la rom en la opcion donde dice “instalar from .zip”, primero el rom y luego las Gapps.

6. Y luego de reiniciar, mi tableta quedó lista con el nuevo y mejorado CyanogenMod 10 con Jelly Bean 🙂

Linux en la cima, misión aún no cumplida.

Y sí, digo Linux a secas, o quizás sea mejor decirle Android/Linux, ya no GNU/Linux –aunque sin el userspace GNU probablemente jamás lo hubiera logrado–,  el sistema operativo más utilizado en los Estados Unidos para teléfonos inteligentes.  y el segundo lugar en el mundo para la misma plataforma, y con una tasa de crecimiento impresionante, dejando atrás por mucho al iOS de Apple [1].

android tux

A todo esto quizás podemos decir que se ya ha cumplido aquel nuestro sueño, en el que Linux predominaría en un ambiente más masivo, aquel en el que los usuarios no expertos, pudieran usarlo sin problemas, ya no solo en el ambiente de servidores de alta disponibilidad a bajo costo -el cual ha dominado muy bien durante ésta última década–, Pero, ¿Podemos decir misión cumplida?

Yo diría que no… nuestra misión no es hacer que el sistema operativo libre por excelencia esté en la cima de todas las estadísticas de marketshare –sería estupido hacer publicidad gratuita a empresas multimillonarias como Google–,  nuestra misión es hacer que el usuario esté consciente de que lo que está utilizando tiene la total libertad de utilizarlo, estudiarlo, modificarlo y redistribuirlo –obviando la presencia de las Google Apps o cualquier otra aplicación privativa del Android Market–, y que, gracias al esfuerzo directo o indirecto de una gran comunidad que está detrás desarrollando, traduciendo, documentando, e incluso publicitando –entre otro montón de tareas–, muchos pueden disfrutar ahora las ventajas de la libertad, sin ventanas cerradas, sin manzanas mordidas.

Larga vida a linux, Larga vida a la libertad, Larga vida al software libre.

[1]. http://www.readwriteweb.com/archives/android_becomes_top_mobile_operating_system_in_us_number_two_worldwide.php