Edguy – Tinnitus Sanctus: de mal en peor.

Luego de la esperadísima 3ra parte de su concepto AvantasíaTobias Sammet, al igual que como lo hizo en 2002 con Mandrake, decide sacar en el mismo año tambien un álbum de su banda principal. La cual quizá sea el único punto de comparación entre Mandrake y este album.

Por qué? quién no recuerda lo bueno que fue el Mandrake, con el que logró mejorar tanto su voz, como darle la dosis adecuada de power metal, sin resultar repetitivo como lo suelen ser todas las bandas clones de Helloween.  Pero con Tinnitus Sanctus, se rompe la regla, pues esta vez, nos presenta un álbum mucho más aburrido, más comercial, y menos metalero que cualquiera que haya sacado anteriormente… lo cual haria pensar que al parecer a Tobby le está afectando mucho su amistad con el anti-metal de Michael Kiske….

Edguy - Tinnitus Sanctus Front Cover

Edguy - Tinnitus Sanctus Front Cover

Con éste album nos damos cuenta la transición que empezó quizá con algunos temas del excelentísimo Hellfire Club (el cual todavia conserva la dosis adecuada entre metal inteligente y cañero, con payasadas), y que, lamentablemente, únicamente los únicos vestigios de edguy del pasado sean las canciones Speedhoven, y un poco de The Pride of Creation. Eso no quiere decir que no tenga canciones lentas buenas, pues Wake Up Dreaming es otro tema que es bastante interesante. Pero las demás… un total desperdicio… con un nivel de aburrimiento y mal uso de teclados como Matrix, ambas del anterior disco. y agudizándose con una abominacion al estilo Trinidad: Are you a little pervert too?. nefasta definitivamente.

Seguro, Sammet cumplió su palabra, que una vez dijo en una entrevista: en donde le gustaría este album como epitafio de su carrera. sin importarle que ganara o perdiera fans, que este album sea el mejor o el peor de edguy,… y al parecer se orientó por el segundo camino lamentablemente. Esperemos que algún dia Sammet recapacite, y vuelva a hacer musica con su estilo es el Heavy/Power metal de altura como lo hizo anteriormente en Mandrake y Hellfire Club.

Tobias Sammet’s Avantasia – The Scarecrow, La Primera Impresión

Uno de los lanzamientos más esperados para mí el año pasado iba a ser este album, sin embargo, Sammet decidió lanzarlo hasta este año, y despues de tanto esperar, al fin obtuve una copia de este album con una calidad no muy buena, sin embargo estaba lo suficientemente escuchable, y con teclado en manos, orejas destapadas, y mente abierta, me puse a escuchar, y a analizar cada una de las canciones, por lo que todo lo que está escrito aqui puede variar para bien o para mal, en posteriores escuchadas del disco.

scarecrowcover

Twisted Mind: Una cancion pues no tan entretenida, pero no por eso mala, sin embargo hubiera preferido algo más rápido para iniciar con este album. haciendola una cancion genérica y no tan sobresaliente como lo fue The Seven Angels o Reach out for the Light en los anteriores albums, excepto por el toque medio-orientales de los riffs que tiene de base la canción.
The Scarecrow: Esta me hizo recordar mucho a The Piper Never Dies de Edguy, pues es una cancion bastante tranquila, pero con una atmosfera bastante agradable, y un intercambio de voces muy bueno, y al igual que Piper, cuenta con una parte bastante cañera casi al final de la cancion.
Shelter from the Rain: La agresividad comienza, Cancion en donde se nota la presencia de Michael Kiske, además de unos solos de guitarra muy buenos a media cancion, lo que me hace pensar que debería llamarse mejor algo así como Shredding from the Rain, Muy buena
Carry me over: Una balada, pues medio aburrida, y algo repetitiva.
What Kind of Love: Al inicio esta cancion suena prometedora, pero luego me doy cuenta que no es mas que una balada ála Celine Dion, además de que no tiene ni siquiera una guitarra que le devuelva el interés. aburridona, espero poder digerirla despues de algunas escuchadas mas. Por lo pronto solo puedo decir que no me gusto.
Another Angel Down: Por fin, regresa la velocidad! Contenida tambien en el sencillo Lost In Space I, esta cancion le devuelve la vida a este album, despues de 2 baladas seguidas. Me hace recordar otra vez a Edguy, pero a alguna cancion de su album Rocket Ride. se conserva como una de las mas interesantes.
The Toy Master: Otra canción con toques egipcios, que con vocalizaciones extrañamente “creepy” que me hace recordar a temas de King Diamond , y hechos nada mas y nada menos que por el grandioso Alice Cooper, y una melodia algo lenta, puede resultar aburrida en un principio,, pero lo que uno no sabe es que se va a encontrar con una parte bastante cañera a la mitad de la canción, lo cual complementa perfectamente la lentitud con que inicia. Muy buena.
Devil in the Belfry: Excelente shredding al inicio! ademas de tener riffs bastante interesantes que me hicieron recordar a The Bells of the Seven Hells de Helloween, o a lo mas reciente de Mystic Prophecy, bastante buena y cañera.
Cry just a little: Por fin una balada interesante, donde se ve que si le ponen sentimiento y por fin !guitarras!, y no se dedican solamente a repetir infinitamente un mismo coro. Buena melodia y buen puente. además de buen acompañamiento de teclado.
I Don’t Believe in your love: Por el nombre, pense que se iba a tratar de otra balada más, pues no, esta cancion tiene un ritmo medio, y muy buena musicalización. las guitarras están donde deben estar, y las voces ni se diga, son muy buenas.
Lost in Space: No se si por el nombre o por la musica, pero la primera vez que escuche esta cancion me hizo recordar mucho a los temas del Space Metal de Arjen Lucassen. Como todo sencillo, esta es pegajosa (Maldita frase “How could I know”), y tiene que gustarle a un amplio rango de personas, por lo que se pierde un poco de agresividad, y tiene un exceso de post-produccion. pero al final no esta tan mal a pesar de su falta de revoluciones por minuto.

Conclusion:

Despues de la primera escuchada, me parecio un disco algo lento comparado con los 2 anteriores, sin embargo lo suficientemente entretenido, quizá quitando alguna balada entre What kind of love o Carry me over, sonaría mucho mejor de lo que actualmente suena. Otro aspecto en lo que no falla este disco es en la brillantez tanto musical como lírica que Tobias Sammet le plasma a sus discos.
Y aunque quizá esta por debajo de la brillantez de los primeros dos Avantasia, me invitó a seguirlo escuchando, garantizándome que Sammet sigue todavía por el camino de Acero. Por lo que en un futuro próximo, éste post podrá ser editado.