Bitácora del Wacken 2011 – El Evento, día 0

Wacken, 3 de Agosto, Día 0 (o día de la batalla de las bandas):

Primer noche en campos de concentración metalera, un calor húmedo por la madrugada, sin contar la resaca que me hizo amanecer vomitando el pasto peinado del Iced Earth Road.  Aunque las heridas y comezón por el chichicaste comenzaba a brotar, el clima seguía pintando bien y era hora de shopping y exploración, para ello nuestro primer destino, el área de Metal Market,  pero antes, a desayunar.

El día anterior ingerimos lo que probablemente eran las hamburguesas más caras y más horribles que jamás habíamos probado,  un pan seco con una carne grasosa que parecía mierda, acompañadas de papas también grasientas y… cerveza (vendida por separado). No queríamos repetir tan asquerosa experiencia y decidimos comer algo diferente, una carreta de comida china que estaba a la par de la carreta de las hamburguesas anteriormente mencionadas nos esperaba.  Algo caro el plato pero muy bueno,  vendían un chow mein con pollo o carne de cerdo bastante sabroso, con un picante  bastante aceptable y agradable para el paladar reseco de la cruda, acompañado esta vez por una botella retornable plástica llena de agua pura “mineralwasser” (algo cara, con lo que costaba dicha botella podría comprar un garrafón en mi país).  Terminado el platillo, era hora de seguir explorando.

Entrando al metal market –Un gran área dedicada a ventas de artículos relacionados con el movimiento metalero–el entorno fue impresionante,  mucha gente metalera comprando muchos artículos extraños, tatuajes, playeras, llaveros y de todo tipo de chunchetes.   Luego de adquirir un par de playeras y una graciosa estaca con punta de calavera cuernuda con los compañeros, que con el tiempo se convertiría en nuestro amuleto, seguimos avanzando hasta el “wacken official merchandice stand” para comprar las respectivas playeras oficiales; en donde, como era de esperarse, había  cola para adquirirlas, en ésta cola nos encontramos al vocalista de Virginia Clemm, banda salvadoreña y ganadores de la batalla de las bandas de Centroamérica, y luego de charlar y bromear en español acerca de la gente y las chicas europeas –quienes no entendían nada las bromas–,  Adquiridos los artículos y nos despedimos del amigo depravado y salvadoreño    Adelante estaba el área de comidas, en donde habia desde comida surasiática hasta mexicana, y  en el centro de ésta los “poles” de Jägermeister, Pero era hora de cagar, los aseados baños del área de comidas me esperaban.

Regresamos al campamento a descansar un rato después de la larga travesía para esperar el evento de las chicas wet t shirt y ver algo de carnes femeninas, la resaca y el cansancio se comenzaban a sentir,   manifestándose plenamente en el Wackinger Area, en donde comimos unos sabrosos pinchos vikingos luego de ver a Virginia Clemm en el W.E.T Stage, y previo a ingresar hacia el BullHead City Tent, en donde las chicas  con poca ropa estaban esperando.  La temperatura estaba alta, y adentro de dicha tienda era un horno, mi cuerpo colapsaba y decidió darse un descanso sobre la grama para esperar la salida de las caucásicas en paños menores de 1.8 metros. Bastante hermosas me reanimaron lo suficiente para aguantar el evento, para desplomarme nuevamente sobre la grama al salir de éste.  Un justo descanso para lo que seguía.

Salíamos a ver el sol al pueblo y explorar un poco más de este.  bastante amable la gente de allí, la cual toma el evento como si fuera feria patronal de este lado del mundo.  y aunque muchos no hablan inglés las expresiones de éstos indicaban una cálida bienvenida.  Probamos al final las Jagermeister, horrible bebida servida en shots con sabor a Formula 44 de vick’s, para despues encontrar un puesto de cevezas de a 1 €, precio bastante razonable tomando en cuenta que en camping site la vendían a 3.50 €, bebimos unas cuantas mientras charlábamos con unos compañeros moteros españoles, quienes narraban sus aventuras a través de los diferentes eventos en los que han estado, envidiable.

Obelisco de Wacken

el obelisco wackeniano

Al terminar de ingerirlas, de regreso al camping site, en el camino del pueblo se “atravesó” algo parecido a una “discoteca metalera”, ya eran casi las 7 de la noche, seguía haciendo buen tiempo, ¿por qué no un par de birrias?. Buen ambiente en dicha “discoteca metalera”, un ambiente de comunión que se vivía dentro, Termina la cansada jornada para regresar sanamente embriagados a nuestras carpas.  Con el cuerpo cansado aún fuimos a dar una vuelta más y ver en pantalla gigante el show de Running Wild y conocer gente de Tajakistán mientras admirábamos en la grama el concierto a través de la impresionante mega pantalla bien definida.  Era hora de dormir.

 

4 comentarios

  1. buena onda el shero, “del amigo depravado y salvadoreño” jajaja, lo mejor que las europeas no entendian nada, que bien se siente decir las cosas tan claras, jajaja

  2. jaja mano estoy imaginando que ando en el Wacken excelente… saludos y envidia de la buena para vos… saludos desde Cobán men

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: